22 de Marzo de 2019

“Ya no es fácil llegar, subirse a un escenario, tocar y cobrar en EU”

Magos Herrera durante un concierto en Nueva York. Crédito foto: Magos Herrera.jpgMagos Herrera durante un concierto en Nueva York. Crédito foto: Magos Herrera.jpg

NORTEAMÉRICA.-  A pesar de que representan una gran fuerza laboral, principalmente en Nueva York, el presidente Donald Trump endurece las políticas migratorias para obtener la visa P-1B que se otorga a artistas, atletas o animadores extranjeros.

Tener una carrera exitosa en México sería un gran impulso para dar a conocer su trabajo artístico a nivel mundial, sin embargo, en México le resultaba realmente difícil ya que cada paso que daba se veía frustrado. En 2008, la cantante y compositora de jazz, Magos Herrera decidió junto con su esposo mudarse a Nueva York y desde ahí obtener el éxito internacional.

Herrera tuvo la oportunidad de obtener su “green card”, tras la flexibilidad de las leyes migratorias durante el gobierno de Barack Obama. En 1992 se graduó del Musicians Institute en la ciudad de Los Ángeles, y tras acreditar 16 años de trayectoria artística en México obtuvo la residencia legal en Estados Unidos.

“Nueva York es un lugar que ofrece un estímulo creativo muy fuerte y una gran ventana hacía el mundo, sin embargo me ha tomado años entender cómo funciona culturalmente”, expresó tras vivir once años el país norteamericano.

En 2013, el Senado de Estados Unidos aprobó la Ley de Seguridad Fronteriza, Oportunidad Económica y Modernización de la Inmigración, lo que permitió a 990, 553 inmigrantes obtener la residencia legal, de los cuales 63 mil 026 fueron bajo el concepto de Profesionales, trabajadores calificados y no calificados.

Previo a la entrada de Trump a la Casa Blanca era común que los artistas o deportistas que visitaban el país con fines benéficos podían presentarse usando una visa de turista o de negocios (B-1/B-2), siempre y cuando no recibieran paga.

“No creo que exista mexicano en Estados Unidos al que el gobierno de Donald Trump no le haya movido por la visión tan reducida, ignorante y limitada de lo que es ser mexicano”, consideró la jazzista mexicana.

Sin embargo apartir de 2017, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) endureció las políticas de entrada de extranjeros al país norteamericano, en caso de que exista “una sospecha” de que los visitantes reciban un pago por las actividades o funciones que realicen durante su estadía.

Por lo que ahora los artistas extranjeros que no sean miembros de grupos artísticos aclamados internacionalmentel, deben solicitar la visa “P” que les permite trabajar temporalmente en Estados Unidos.

En 2017, el Festival South by Southwest, orientado a la tecnología y la música en Austin, Texas se vio afectado ya que los organizadores endurecieron los requisitos de contratos e invitaciones a los participantes.

Ya que se establecía que en caso de no contar con la Visa “P”, los artistas serían “entregados” a las autoridades migratorias, por lo cual no podrían presentarse durante el festival.

“Los artistas internacionales que ingresan al país a través del Programa de exención de visa (VWP), la visa B o cualquier visa que no sea de trabajo no pueden presentarse en ningún festival público o no autorizado de SXSW Music Festival”, se leía en las invitaciones.

Fue el mismo caso del baterista y compositor mexicano de jazz, Adrián Oropeza, quien cuenta con más de una década de trayectoria artística, indicó que las estrictas políticas migratorias impuestas por Trump han mermados sus sueños de poder tocar en Estados Unidos.

“Desde hace dos años me invitaron a tocar en el Celebrate Mexico Now Festival que se hace en Nueva York, pero ha sido muy complicado por la visa de trabajo que se requiere; incluso, me querían programar con mi visa de turista pero era muy arriesgado e improvisado por lo que no acepte, aunque sigue el sueño”, expresó.

Oropeza explicó que se requiere de una visa de trabajo para poder presentarse en un restaurante, un club o en una sala de concierto, “no está fácil llegar con una visa de turista, subirse a un escenario, tocar y cobrar, todo se ha vuelto muy complicado”

A pesar del cambio en las políticas migratorias, Magos Herrera considera que existe un fortalecimiento de toda la comunidad artística y cultural de estadounidense a favor de los migrantes que están instalados o pretenden llegar a la nación americana.

Herrera indicó que este fortalecimiento de la comunidad artística se debe al discurso nativista de Donald Trump en rechazo de la migración a Estados Unidos, “se trata de un presidente y no de una nación”.

“Hay toda una parte del segmento de la población norteamericana que es sumamente inclusiva, progresista y consciente”, expresó.

La interprete de jazz rechazó la lectura del presiente norteamericano sobre la criminalización de la migración, sobre todo, “cuando gran parte de los mexicanos que viven aquí representan la fuerza laboral y motor de esta nación”.

“Hay una fuerza laboral mexicana que está sacrificando su vida y su exilio por seguir un sueño. Actualmente, creo que México se siente mucho más cercano en Nueva York ante la ola de injusticias que se están viviendo” por el discurso de Donald Trump y política de construir el muro fronterizo con México.

Be the first to comment on "“Ya no es fácil llegar, subirse a un escenario, tocar y cobrar en EU”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*