10 de Diciembre de 2018

¿Negará EU la ciudadanía a hijos de indocumentados?

Un mural llamado Raza Adelante, que incluye la imagen de César Chávez.. Crédito: foto de archivo del 19 de julio de 2008Un mural llamado Raza Adelante, que incluye la imagen de César Chávez.. Crédito: foto de archivo del 19 de julio de 2008

NORTEAMÉRICA.-“Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del estado en el que residen. Ningún estado deberá hacer o hacer cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; ningún estado privará a ninguna persona de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes”.

Cuando el presidente Donald Trump anunció que había sido informado que podría usar un decreto para terminar con una interpretación constitucional despertó un avispero que lo puso contra tradiciones, opiniones jurídicas y grupos demográficos, pero dio voz a los grupos ultraconservadores determinantes para su elección en 2016.

Con el anuncio, cuestionado de inmediato incluso por algunos de sus aliados legislativos, Trump atrajo al centro del debate político estadounidense una postura que por muchos los fue empujada desde los grupos más extremos de la derecha estadounidense.

¿Debe un niño nacido en suelo de los Estados Unidos ser considerado como ciudadano de ese país?

El escándalo creado sirvió perfecto para los propósitos de Trump, que trata de presentar la inmigración, y en especial a los indocumentados y latinos, como invasores peligrosos e indeseables que usan y abusan lo que Estados Unidos ofrece a sus ciudadanos.

Las posibilidades de que Trump pueda hacer prevalecer un decreto que cancele la ciudadanía por nacimiento son escasos, casi nulos, ante los cuestionamientos legales y políticos que enfrentaría.

Pero no se trata tanto de lograr el cambio como de proponerlo.

“La propuesta de Trump llegó una semana antes de las elecciones de medio término en Estados Unidos”, consignó un análisis de la revista electrónica OZY.

La asistencia es crítica en ese tipo de comicios.

Y en ese marco, quien tenga derecho a ser ciudadano estadounidense forma parte del debate en una sociedad que lucha entre herencias contradictorias.

La inflamatoria discusión fue provocada por Trump, electo presidente de los Estados Unidos con argumentos de nacionalismo económico y xenofobia con ribetes racistas, que ahora duplica su apuesta en ellos para luchar por su vida política y limitar las pérdidas republicanas.

TE INTERESARÁ LEER: El futuro de los “Dreamers”en EU y los retos para México 

Aprobada en 1868 y consecuencia directa de la Guerra Civil, la 14 Enmienda está sujeta, como toda la Constitución, a la reinterpretación constante en un país donde históricamente hay debates paralelos sobre quien es un ser humano y quién tiene derecho a ser estadounidense.

Es en ese marco que para los grupos blancos más extremos surge el rechazo a reconocer la ciudadanía por nacimiento que actualmente es un derecho reconocido por 36 países, sobre todo en el continente americano, pero denegada por naciones europeas que sin embargo si aceptan la ciudadanía hasta la segunda generación.

Se estima que hay cerca de cinco millones de niños, hijos de padres indocumentados, nacidos en territorio estadounidense y por tanto con derecho a esa ciudadanía. Alrededor de 500 mil, hijos de padres deportados, se encuentran en México y obligaron a la creación de oficinas especiales en la Embajada y consulados estadounidenses.

El mito estadounidense es que son una nación incluyente, un crisol de razas, donde los pobres y los oprimidos pueden encontrar refugio, como afirma el famoso poema de Emma Lazarus en la Estatua de la Libertad.

Esa idea está presente en la cultura de una nación que aspira a ser “la ciudad brillante sobre la colina” como meta moral.

Pero es también el hogar de grupos que creen que esa “ciudad brillante” solo puede o debe ser habitada por los verdaderos americanos, los descendientes de los colonizadores de raza blanca.

Entre 1883 cuando Emma Lazarus escribió su famoso poema “El Nuevo Coloso”, y 1903, cuando fue integrado al pedestal de la Estatua de la Libertad, hubo al menos 600 linchamientos de negros, 400 de mexicanos asciende como de decenas de chinos y blancos no anglosajones.

Cierto que como muchas partes de los Estados Unidos la “ciudad brillante” tendría que ser construida por manos cafés, negras o amarillas.

Pero la pafticipaciòn de unos y ritos fue cuidadosamente omitida

About the Author

José Carreño Figueras
Periodista. Corresponsal de El Universal y Notimex en Washington. Actualmente labora en El Heraldo de México.

Be the first to comment on "¿Negará EU la ciudadanía a hijos de indocumentados?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*