21 de Noviembre de 2018

Lecheros canadienses, entre la furia y la resignación

Reunión de representantes de la industria láctea con Trudeau a principios de octubre. Crédito: Dairy Farmers of CanadáReunión de representantes de la industria láctea con Trudeau a principios de octubre. Crédito: Dairy Farmers of Canadá

CALGARY.- En la provincia de Alberta, Mike Southwood administrador General de la Leche, se presentó ante la prensa local y, con un rictus de enojo y tristeza en el rostro, bufó. “Me preocupan mis hijos y el lugar que dejáramos a una nueva generación de la industria láctea”.

Southwood forma parte de una cadena de producción que el gobierno de su país, encabezado por el primer ministro Justin Trudeau, defendió hasta el último minuto durante las negociaciones del USMCA (la versión renovada del Tratado de Libre Comercio con América del Norte), para protegerla con políticas de cuotas de importación contra las que vociferó Donald Trump.

Finalmente, Canadá dio su brazo a torcer y en adelante se permitirá el ingreso de una cuota mayor de leche estadounidense para sorpresa pública de los lecheros. “Esta decisión va a afectar dramáticamente nuestras fincas”, insistió Southway, quien representa a 516 fincas en Alberta.

Trudeau reconoció que no ha sido una negociación sencilla pero que, a cambio, se salvó un comercio anual valorado en 1.2 billones de dólares y, aunque su gobierno está dispuesto a ofrecer una compensación a los lecheros, las reacciones de inconformidad están a la orden del día.

Un indignado presidente nacional de productos lácteos de Canadá, Pierre Lampron, insinuó que el gremio se siente traicionado. “Esto ha pasado a pesar de la confianza que teníamos en que el gobierno no firmaría un acuerdo que fuera malo para los canadienses”, dijo. “Ahora veremos cómo resulta este acuerdo para las 220,000 personas que dependen de esta industria para vivir”.

Previo a UMSCA, la industria láctea canadiense había pasado por dos acuerdos poco favorables para ellos (el CETA y el CPTPP); en los cuales, cedieron en aranceles alrededor de un cuarto de billón de dólares anuales a favor de negociaciones generales con otros países.

Dave Taylor, presidente de la asociación láctea British Columbia, fue más allá y traspasó sus críticas al sur.” El gran problema de EU es la sobreproducción. Ellos constantemente buscan desesperados mercados extranjeros donde colocar (la leche) y somos su mejor blanco aunque no les solucionaremos el problema”.

Hace años que la industria láctea de Estados Unidos padece un problema de sobreoferta. De acuerdo con el Departamento de Agricultura de ese país (USDA), únicamente el estado de Wisconsin produce anualmente todo lo que consumen los canadienses en el mismo periodo. Por tanto, el precio promedio de la leche en polvo (uno de los productos estrella) se redujó un 30% desde 2014.

Pero más allá de la furia de los lecheros canadienses, algunos analistas observan que la apertura láctea es, en realidad, un espejismo; que las ganancias frente a UMSCA son “pírricas” y que sólo han servido para soltarle la lengua triunfalista de Trump para mostrarse como buen negociador.

Antes del acuerdo, las exportaciones estadounidenses de productos lácteos a Canadá representaban el 3% de las ventas totales de productos lácteos canadienses; ahora, subirá a 3.59%; es decir, apenas un poco más de medio punto porcentual. Después de esta cuota, los exportadores seguirían pagando hasta 275% de gravámenes.

“A juzgar por los fuertes gritos de los productores lecheros de Canadá de que su gobierno los vendió río abajo, uno podría pensar que el acuerdo había logrado un gran avance para beneficiar a los productores lecheros de Wisconsin. Pero ese no es realmente el caso”, observó Roger Noll, investigador emérito de la Universidad de Stanford.

John Smith un joven ganadero en Calgary quien ha dedicado parte de su vida al mantenimiento de su finca y a la producción lechera, dijo en entrevista para Norteamerica que coincide con Standford: el nuevo acuerdo lechero Canadá- EU no es para tanto.

“Nosotros vendemos a fábricas lecheras de la zona y éstas nos han dicho que seguirán los mismos estándares de compra y venta. Creo que quienes realmente recibieron un golpe son las grandes industrias para nosotros no hace ningún cambio ni nos afecta en nuestra producción”.

La industria láctea en Canadá se hereda entre familias Dairy Farmers of Canadá

La industria láctea en Canadá se hereda entre familias Dairy Farmers of Canadá

Lejos del optimism, la mayoría de los ganaderos locales insisten en que tarde o temprano la afectación será para todos y, entre el enojo y la resignación, prevén menos vacas retozando en suelo canadiense.

Be the first to comment on "Lecheros canadienses, entre la furia y la resignación"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*