22 de Marzo de 2019

La caravana de los problemas

foto tomada del Twitter: Instituto Mexicano de Migraciónfoto tomada del Twitter: Instituto Mexicano de Migración

NORTEAMÉRICA.-Una caravana de más de cinco mil personas, mayormente hondureños, inició la semana un largo camino desde San Pedro Sula (Honduras) a la frontera con Estados Unidos y creó problemas políticos a Guatemala y México al tiempo de ofrecer oportunidades electorales al gobierno de Donald Trump.

Al cierre de esta edición una segunda caravana de tamaño similar se preparaba a iniciar su propia jornada, y se esperaba que agravara los conflictos que la primera dejó a su paso.

El gobierno del presidente Jimmy Morales en Guatemala hizo a un lado a su policía y dejó el problema en la frontera con México, que tras unas horas de cierre y un choque en el que la policía federal mexicana usó gases lacrimógenos acabó por abrir puertas y permitió el paso del grupo sin restricciones.

La respuesta del gobierno mexicano ha sido ambivalente hasta ahora, entre lo que funcionarios estadounidenses calificaron como violación de soberanía y la necesidad de mantener un frente benévolo hacia los refugiados, para preservar las posiciones políticas mexicanas tradicionales.

Cierto que la crisis ocurre a sólo seis semanas de que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto entregue el poder, y por tanto renuente a usar medidas de fuerza, y la llegada de un régimen encabezado por el presidente (electo) Andrés Manuel López Obrador, que aboga por un cambio de actitudes hacia los migrantes y aún programas que pudieran darles empleo en México y ayudar al desarrollo de los países expulsores, en especial Guatemala, Honduras y El Salvador.

La diferencia de actitudes fue subrayada por declaraciones del  Comisionado de Seguridad Nacional saliente, Renato Sales, para quien la caravana no eran una amenaza a la seguridad de México. Tenía razón en un carril, pero muchos expertos en relaciones con Estados Unidos tienen un punto de vista diferente…

Las opiniones del presidente López Obrador, fintan además a posibilidades de un cambio en la futura relación de México con la región, orientada al desarrollo de los aires de triángulo norte y el sureste mexicano.

Pero lo que no deja dudas es donde está el gobierno estadounidense y según Shannon O´Neil, del Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, es posible considerar que el tema migratorio se convierta en el mayor desafío a la relación bilateral en el gobierno López Obrador.

El ex-embajador de México en Washington, Arturo Sarukhan, indicó por su parte que la cuestión migratoria podría convertirse en uno de los principales puntos de choque bilateral, en medio de lo que definió como uno de los peores momentos de la relación en 40 años.

Los medios, “cámara de resonancia” Y entre todo eso, una imagen pública de crisis que otra vez puso a la prensa estadounidense como cámara de resonancia de las posturas del presidente Trump.

Al captar el lenguaje de “crisis de caravana” y “embestida” , y al dejarse manipular, los medios de comunicación responden a las órdenes de Trump. De nuevo”, escribió Margaret Sullivan
en The Washington Post.

El lenguaje de la prensa estadounidense ha sido cuestionado, tanto que la Associated Press debió eliminar un “tuit” que se refería a la marcha de los hondureños como “un ejército”.

El mensaje de la AP fue criticado y eliminado, pero medios de derecha no dudaron en retomarlo y llevarlo aún más allá, para ponerlo en términos militares, aunque para ser justos, por años los grupos antimigratorios han comparado a los migrantes, especialmente los indocumentados, con un ejército invasor.

El presidente Trump declaró el lunes 22 de octubre que los integrantes de la caravana de centroamericanos que se desplazaba hacia el norte a través de México, eran una emergencia nacional para los Estados Unidos.

Trump comparó su eventual llegada con un “ataque violento”, y como “una amenaza a la seguridad nacional” estadounidense.

En otro tuit, el propio mandatario aseguró que se trata de un “asalto a nuestro país”.

Pero The New York Times opinó que "Trump y los candidatos republicanos aumentan el miedo y la raza como estratagemas electorales”.

De hecho, y como un frecuente ejemplo, el presidente Trump  enmarcó la campaña republicana para las elecciones legislativas del seis de noviembre como una batalla por la inmigración y la raza, a partir de denuncias sobre la caravana de hondureños, y advirtió que elementos desconocidos del Medio Oriente marchaban hacia la frontera estadounidense con México.

Ciertamente tuvo que desdecirse al día siguiente, pero apostilló también que el que no hubiera evidencias no quería decir que no pudiera ocurrir.

Y en ese sentido los migrantes, descritos como criminales y hasta  terroristas, sirvieron como un pretexto perfecto, en el momento oportuno, para la derecha estadounidense y Trump.

About the Author

José Carreño Figueras
Periodista. Corresponsal de El Universal y Notimex en Washington. Actualmente labora en El Heraldo de México.

Be the first to comment on "La caravana de los problemas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*