22 de Marzo de 2019

La bella Alberta, desdeñada por el turismo mexicano

Imagen tomada de la página, Turismo Canadá, en Facebook

NORTEAMÉRICA.- México ocupa el lugar número 14 entre las naciones que más visitan Canadá. Supera a Alemania y Japón y una sorpresa interesante: a los viajeros del aliado del sur no les interesa visitar la provincia de Alberta, una de las más hermosas del país, sede de la estampa que vemos en todas las promociones turísticas.

La cadena de montañas nevadas que circundan las aguas azul turquesa y los bosques de pinos de un verde profundo ofrece paseos de contacto extremo con la naturaleza como el Lake Louise, ubicado en el Parque Nacional Banff, que se encuentra a dos horas de la ciudad de Calgary, la ciudad que me acoge como periodista desde que me mudé por razones drásticas de Michoacán.

La intensidad del color del agua de Louise se debe a los sedimentos de polvo de roca arrastrados por agua procedente del derretimiento de los glaciares de Lefroy y Victoria y en un buen día de verano uno podría imaginarse cómo debió de verse el fin de la Era de Hielo con la ventaja de tener a la mano un puñado de hoteles acogedores y la posibilidad de volver a una urbe con todas sus ventajas: un paseo en río, los museos y los festivales.

Hablo de Alberta con cariño y un poco de preocupación (los latinos pensamos en compartir buenas cosas con los suyos, dicen aquí) porque de acuerdo con las cifras oficiales, el paseante mexicano tiene poco interés por este lugar. Al principio pensé que se trataba de la falta de vuelos directos, pero ya los hay y ahora la única explicación que tengo es porque falta promoción que sí tienen los más populares como Ontario, Quebec y British Columbia

El gobierno de Canadá dio a conocer que en 2018 el número de visitantes mexicanos ascendió un 13% en referencia con el año anterior y a mediados de año ya sumaba 34,000 ingresos principalmente a Quebec, capital de la provincia, una cuidad antigua y pintoresca con un toque muy europeo que la hace única en la región catalogada como patrimonio de la humanidad desde 1985 con sus museos, tiendas y restaurantes estilo afrancesado amén de paisajes.

La ciudad de Montreal es la segunda favorita por su arquitectura mezcla a la perfección lo antiguo con lo moderno además del mosaico cultural entre sus habitantes . Entre sus mayores atracciones se encuentra la Basílica de Notre Dame construida en el año 1829 y esta inspirada en la Sainte Capelle de Paris.

Con museos y actividades culturales como sus festivales al aire libre para conciertos de música, danza, teatro,la ciudad acoge más de 70 eventos internacionales al año entre los más destacados el festival internacional de Jazz mundialmente famoso por la calidad de artistas invitados.

Además, la ciudad cuenta con todo una vida subterránea diseñada para evitar salir cuando el clima baja sus temperaturas a más de 40 grados bajo cero. Entonces, en lugar de salir al refrigerador, se puede ir de compras, comer en alguno de sus restaurantes o simplemente tomar el tren y pasarlo bien.

Toronto, en la provincia de Ontario, es visitada por los mexicanos por que sirve de paso para visitar la monumentales cataratas de Niagara además de estar enmarcada por los dos grandes lagos Ontario y Erie.La arquitectura en su gran mayoría es contemporánea abundante en rascacielos y su icono la torre CN , la cuarta estructura más alta del mundo además de ser catalogada esta ciudad como centro financiero del país .

Pero yo me quedo con Alberta, cerca del lago de Banff y el glaciar Columbia Icefils al que se puede acceder en uno de los vehículos especialmente equipados para recorrer sobre hielo camino al encuentro con los dinosaurios que existieron en estos territorios hace 75 millones de años en el poblado de Drumheller.

Drumheller es un pueblo rústico con un escenario completamente opuesto a las montañas donde se preservan fósiles en el museo el Royal Tyrrell:1,600,000 especies entre toda su colección: una experiencia única.

Dice que la percepción de la belleza de los lugarese es diretamente proporcional al estado de ánimo y en mi caso no lo dudo, pero tampoco en mi afán objetivo como amante de la naturaleza y los paseos al aire libre sobre lo que tiene mucho que decir esta bonita zona.

 

Be the first to comment on "La bella Alberta, desdeñada por el turismo mexicano"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*