22 de Marzo de 2019

Inmigrantes salvan el transporte de carga en EU pero… ¡Trump los quiere fuera!

Hugo Ruíz, propietario de una compañía de tráileres en Montebello, California. Crédito foto: CortesíaHugo Ruíz, propietario de una compañía de tráileres en Montebello, California. Crédito foto: Cortesía

NORTEAMÉRICA.- Inmigrantes como la salvadoreña Teresa Trigueros pueden trabajar como choferes de tráiler en Estados Unidos porque cuentan con un permiso de trabajo, a través del programa que se conoce como el Estatus de Protección Temporal (TPS).

Pero si este programa se cancela definitivamente como lo quiere la administración del presidente Trump no solo miles de conductores con TPS como Teresa se van a quedar sin empleo, sino que se agudizará la cada vez más grande escasez de choferes de camiones de carga de los Estados Unidos.

Un reporte del Sindicato Internacional de Camioneros de Carga (International Brotherhood of Teamsters) de 2018, estima que hay 1,400 camioneros con TPS en todos los puertos de Estados Unidos.

El TPS fue otorgado por el gobierno estadounidense a países afectados por desastres naturales y guerras civiles en el mundo. En el caso de Centroamérica se dio a El Salvador, Honduras, Nicaragua, y en el Caribe a Haití. A los inmigrantes que calificaron les dieron un permiso de trabajo que se renueva cada año, y evita la deportación. El futuro del TPS se dirime en las cortes, donde se libra una batalla legal para impedir que desaparezca.

“Si el TPS termina, toda esa gente que trabaja como choferes ya no podrá renovar su licencia de manejo comercial, y la escasez se va a agudizar”, anticipa Hugo Ruíz, propietario de una compañía de tráileres en Montebello, California,

VIEJO PROBLEMA

En 2017, un análisis de Bob Costello, economista y vicepresidente de la Asociación Estadounidense de Transporte de Carga (ATA), advirtió que desde hace 15 años esta industria ha sufrido por la falta de choferes.

En 2005 se calculaba un déficit en aproximadamente 20,000 conductores. La industria se recuperó en 2011 pero en la actualidad hacen falta 50,000 choferes.

Hugo, el propietario de una compañía de tráileres, dice que se ha vuelto muy difícil conseguir conductores para los camiones de carga. “Ya muchos no quieren ser choferes. Se les hace un trabajo muy pesado y peligroso. Los horarios de trabajo son largos, de más de 10 horas. A veces uno termina a la una o dos de la mañana”, comenta.

Pero Hugo, quien antes de montar su propia empresa en 2004, fue chofer de tráiler durante 17 años, también atribuye la escasez a que muchos choferes se están jubilando y el gremio no se está renovando: en promedio tienen 49 años.

“A los jóvenes ya no les interesa estos trabajos. Mi hijo está estudiando la universidad. Sabe que tengo una compañía de transporte, pero quiere un empleo cómodo”, dice Hugo.
El transporte de carga siempre ha batallado para atraer a otros sectores de la población.

En 2016, sólo el 6% de los conductores eran mujeres. Teresa Trigueros, quien desde hace nueve años se gana la vida conduciendo un tráiler en California explica que se trata de un asunto de familia que no quieren descuidar. “Como choferes de tráiler tenemos que pasar noches fuera de casa durante la semana y la verdad muchas veces es por machismo: muchas relaciones han terminado”.

En su caso, el esposo mecánico no se opone y, en general, el empleo es bien pagado, aunque no todas las compañías ofrecen prestaciones laborales. En un viaje entre Los Ángeles y Sacramento, ella se gana 700 dólares. Fuera de California, se paga mejor, pero aún así en el último año, el empresario Hugo batalla para encontrar operadores.
“Ahorita tengo 10 tráileres parados por falta de choferes”, comenta.

Hugo dice que sí se permitiría a los indocumentados ser conductores se podría solucionar el desabasto de operadores. “Antes del año 2000, si se los dejaban en California sacar su licencia comercial”, comenta.

El reporte de Costello detalla que en el 2016, el 38.7% eran choferes de las minorías, un aumento de 12% comparado con 2001 cuando eran solo el 26.6%, pero, en parte gracias a los permisos del TPS.

La insuficiencia de gente que quiera trabajar conduciendo camiones de carga es realmente un problema para la cadena de abastecimiento de Estados Unidos debido a que el 70.6% del tonelaje de carga se mueve a través de las autopistas de la nación.

Para la próxima década, la industria de carga necesitará contratar cerca de 898,000 nuevos conductores, un promedio de 90,000 por año para reemplazar a los jubilados y el crecimiento de la industria.

CHOFERES MEXICANOS B1

Jesús Ojeda, vicepresidente de aduanas en México para Transplace, una compañía internacional de transporte y administración de carga, con sede en Texas, precisa que son miles los choferes mexicanos que cruzan a diario la frontera con su carga de México a un punto determinado en Estados Unidos.

“Se les llama los B1, son choferes que cuentan con una visa láser de turismo y un permiso para transportar su carga de México a cualquier ciudad de Estados Unidos, más allá de la línea fronteriza”, dice.

Pero aclara que ellos no pueden repartir carga de una ciudad a otra, dentro de Estados Unidos. De todos modos, “este esquema ha aliviado la escasez de choferes que sufre tanto Estados Unidos como México y ha servido de válvula de escape”, considera.

Por ello extrañó con la renegociación del TLCAN, quedara abierta la posibilidad de que se niegue la entrada a los transportistas mexicanos a Estados Unidos fuera de la zona comercial a lo largo de la frontera. Se especula que el Sindicato de Traileros podría iniciar presiones para sacar de las carreteras estadounidenses a los tráileres de México.

¿Cuál es la solución a la falta de conductores de tráiler?

Ojeda dice que se tienen que hacer más eficientes los procesos de carga y descarga porque las largas horas de espera, desaniman a los conductores a seguir en este negocio. “Son horas no productivas donde no están ganando, y en las bodegas no hay las condiciones para que ellos puedan esperar. Tenemos que apoyar más y dignificar al chofer de tráiler porque son vitales para el transporte de las mercancías y alimentos”, enfatiza.

Be the first to comment on "Inmigrantes salvan el transporte de carga en EU pero… ¡Trump los quiere fuera!"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*