10 de Diciembre de 2018

De acuerdo en estar en desacuerdo

Presidente Andrés Manuel López Obrador y presidente Donald Trump, en diferente eventos, foto unida. Crédito: foto tomada de internetPresidente Andrés Manuel López Obrador y presidente Donald Trump, en diferente eventos, foto unida. Crédito: foto tomada de internet

NORTEAMÉRICA.- Las relaciones entre Estados Unidos y México parecen en uno de esos períodos en el que los gobiernos de ambos países deben buscar formas de evitar que los problemas trasciendan más allá de las declaraciones.

Tal parece que los períodos de buenas relaciones son seguidos por temporadas verdaderamente rocosas y algunos temen que los dos países se encaminen ahora a una de ellas. El temor está basado sobre todo en la tendencia del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y del aún mandatario electo -y pronto en ejercicio- de México, Andrés Manuel López Obrador, a expresarse abiertamente y sin aparente cuidado en el impacto que puedan tener sus palabras.

Ambos tiene un punto de similitud: su idea del interés de sus respectivos países, que puede o no ser coincidente. Trump se pronuncia como si aún estuviera en campaña electoral -aunque en alguna medida lo está de nuevo- mientras AMLO parece deseoso de mantenerse en contacto directo con sus votantes.

Ninguna de esas tendencias es necesariamente negativa, pero obliga a sus colaboradores a un continuo trabajo de matización de sus declaraciones que ya han causado problemas para sus respectivos países en diversos ámbitos.

En ese marco quedan temas bilaterales como los de migración, colaboración antidrogas, comercio e inversión, sin olvidar cuestiones de política exterior como la situación en Centroamérica o los convenios internacionales de libre comercio.

Durante décadas los gobiernos estuvieron de acuerdo en estar de desacuerdo y lograron crear un “modus vivendi” en el que buscaban aislar problemas para evitar la contaminación de otras partes de la relación bilateral.

El tema ocurrió lo mismo con los problemas de agua en la frontera que con cuestiones de narcotráfico, con migración que con las divergencias diplomáticas en torno a la situaron en América Central, especialmente en los ochentas.

Eso no evitó comunicación ni colaboración, como cuando en noviembre de 1998 el entonces presidente Ernesto Zedillo

About the Author

José Carreño Figueras
Periodista. Corresponsal de El Universal y Notimex en Washington. Actualmente labora en El Heraldo de México.

Be the first to comment on "De acuerdo en estar en desacuerdo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*