10 de Diciembre de 2018

Cine de la frontera, la batalla contra los clichés

Aún prevalecen los estereotipos maniqueos de buenos y malos, aunque ya hay esfuerzos por producir filmes de otras temáticas.

Una agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y un consultor de seguridad estadounidense viajaron a México en busca de un narcotraficante y lo primero que encuentraron al llegar a Ciudad Juárez son unos hombres colgados de un puente, titilantes ante el horror de la cotidianidad que les rodeaba.

La escena no es un hecho real -aunque bien podría serlo en algunos lugares del país- sino una visión clave en la película Sicario, de Denis Villenueve, estrenada en 2015, justo el año en que la ciudad fronteriza luchaba a contracorriente para quitarse el sambenito de urbe insegura, violenta, contra el mar de cifras de feminicidios, ataques armados y otros sinsabores previos que le dieron fama de ser la metrópoli más violenta del mundo.

Sleep Dealer. Maya Entertainment.

Las autoridades locales patalearon, pero el filme se proyectó y saltó de cine en cine con una la fórmula que durante décadas ha funcionado a los estadounidenses con jugosas ganancias: la del vecino salvaje, caotico y corrupto que contrasta con sus aparentemente impolutos ciudadanos y funcionarios públicos.

Sicario se rodó con un presupuesto de 30 millones de dólares (566 millones de pesos) y su recaudación fue casi del triple: casi 85 millones de dólares (más de un billón de pesos).

“Hay una carga ideológica muy fuerte, lo hispano y lo mexicano se muestra en zonas peligrosas, o relacionado con las bandas y las pandillas, como si lo fuera lo único que ha aportado la comunidad hispana a Estados Unidos‘‘, destacó en entrevista con este diario Camilo Contreras, experto en el tema de El Colegio de la Frontera Norte (Colef).

 

“Es reduccionismo. Incluso, a veces, con conocimiento de causa: es lo que se quiere mostrar, porque esa es la ideología de algunos productores y guionistas, y es lo que un sector de Estados Unidos quiere ver, con ello se refuerza el imaginario que se tiene de México‘‘.

Políticas similares siguen las series.The Bridge, de la cadena FX, por ejemplo, recurre a un policía mexicano incorruptible para justificar entre líneas la intervención de agentes estadounidenses en México con el argumento de la incapacidad de las autoridades locales para resolver sus problemas.

En contraste con estas visiones, hay filmes que han logrado romper con los estereotipos y muestran una visión más amplia de la vida y habitantes en las ciudades fronterizas de ambos países, pero no siempre es fácil lograrlo, según explicó el cineasta chicano nacido en California, Gregory Nava en una entravista para la revista Proceso.

“No hago cine para poner imágenes falsas de latinos, en mis proyectos resalto nuestras raíces indígenas, (pero) nadie se arriesga a apoyar el cine de este tipo. Hollywood sólo crea un cine que funcione internacionalmente en el mercado”.

The Bridge: Frank Ockenfels/Fx

Con todos los inconvenientes, aún se producen películas que van más allá del diólogo violento (aunque no del todo excentas totalmente) y toman riesgos como Hostile Border (2015) Frontera (2014) o Sleep Dealer (2008). La primera se asoma al drama de los deportados; la segunda, expone los prejuicios y leyes migratorias en EU. Mientras que Sleep Dealer muestra con ciencia ficción un muro que impide totalmente el paso a los indocumentados.

Camilo Contreras reconoce otras filmaciones más como Bajo California y Santitos que “hablan de la frontera, pero ya no sólo el tema de la perdición o los clichés de los hermanos Almada, sino un giro más rico, son películas que informan y se arriesgan a trabajar más desde la realidad”.

Sobre el tema migratorio existen últimamente películas que pasan del sentimentalismo, la revictimización y la caricaturización al estilo la India María o los filmes El Pocho (1969), de Eulalio González; Soy chicano y mexicano (1973), de Tito Navarro; y Los desarraigados (1975), de Rubén Galindo, que, para la autora de La visión de la frontera a través del cine, Norma Iglesias, son:

“Películas que con una simpleza increíble plantean que la cercanía y la interacción con Estados Unidos es garantía de la pérdida de la identidad nacional. Se ignora cualquier planteamiento sobre la diversidad, la mezcla, la apropiación y la hibridación cultural”.

Los migrantes -agrega Iglesias- contrario a lo que se muestra en esas cintas, preservan sus raíces, pero también las combinan con las costumbres estadounidenses: celebran la Independencia de Estados Unidos y también a la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre, por ejemplo.

De las series televisivas que hacen uso de los clichés y estereotipos, pero de manera crítica e incluso con cierta ironía está Bordertown, creada por Mark Hentemann. Ésta se centra en Mexifornia, una ciudad fronteriza en la que viven el estadounidense guardia fronterizo Bud Buckwald; y Ernesto González, un migrante de origen hispano.

En la serie se muestra la diversidad cultural que existe en territorio estadounidense a raíz del fenómeno migratorio, la resistencia a esos cambios por parte de las familias más tradicionales de aquel país, las deportaciones y la visión de los hispanos.

De esta manera se comprueba que el cine y series sobre la frontera pueden alejarse de los clichés y estereotipos, o utilizarlos para hacer una critica social.

Cifras
Esta es la recaudación de las más recientes películas sobre la frontera:

Sicario: 84.9 mdd
Frontera: 59.3 mdd

Desierto: 3 mdd

Spanglish: 55 mdp

Línea del tiempo:

Filmes más destacados sobre la frontera:

2018: Sicario 2
2016: Desierto
2015: Sicario
2015: Hostile Border
2014: Frontera
2009: Norteado
2008: Sleep Dealer
2005: Al otro lado
2001: Traffic
1999: Santitos
1998: Bajo California, el límite del tiempo
1994: El jardín del Edén
1990: La pizca de la muerte
1989: Tres veces mojado
1984: El norte
1982: The Border
1981: Tijuana caliente
1976: Contrabando y traición
1973: Soy chicano y mexicano
1969: The Wild Bunch
1964: La frontera sin ley
1958: The touch of Evil
1953: Frontera Norte
1950: Primero soy mexicano
1938: La China Hilaria

Be the first to comment on "Cine de la frontera, la batalla contra los clichés"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*