10 de Diciembre de 2018

Cada vez hay menos posibilidades para construir la “gran muralla” de Trump

Cada vez hay menos posibilidades de que el congreso estadounidense apruebe los fondos necesarios para construir la “gran muralla” propuesta por el presidente Donald Trump para la frontera con México.

De acuerdo con el periódico especializado The Hill, se espera que los líderes del Partido Republicano excluyan los mil millones de dólares solicitados por el mandatario del proyecto de ley de gastos para mantener al gobierno abierto más allá del 28 de abril.

El presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan (R-Wis.) que se trata de una decisión pragmática y el tema será abordado de nuevo en el proyecto de presupuesto 2017-18.

Pero la construcción de la muralla y su financiamiento se han convertido en un problema para los líderes del Partido Republicano, que enfrentan el rechazo de legisladores y políticos afines preocupados por las consecuencias diplomáticas, las molestias a las comunidades locales y el costo del proyecto, estimado entre 22.000 y 40.000 millones de dólares.

El tema es también un foco de la oposición de los demócratas, unidos en contra de un nuevo financiamiento para el muro. Con ello, es poco probable que los republicanos tengan los votos para lograrlo e impedir el cierre del gobierno.

Entre los republicanos más escépticos The Hill destacó a los diputados Will Hurd, de Texas, y Martha McSally, de Arizona, que representan distritos que abarcan un total de 880 millas (unos 1,400 kilómetros) de la frontera entre Estados Unidos y México.

DE acuerdo con el medio, los legisladores indicaron en una carta que “reconocemos la necesidad de una sólida seguridad fronteriza e infraestructura para garantizar la seguridad pública y aumentar el comercio transfronterizo”, pero que también “tenemos la obligación de ser buenos administradores de los dólares de los contribuyentes”.

El muro no ha sido temen discusiones inter-republicanas sobre el presupuesto y siempre según la versión, algunos republicanos están preocupados de que el deterioro de las relaciones con México sea un precio demasiado alto para el muro.

El miércoles pasado, en una audiencia del Comité de Seguridad Nacional del Senado, el senador John McCain (R-Ariz.) expresó su preocupación al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, sobre un creciente resentimiento en México por las políticas fronterizas de la administración.

“Hay muchos sentimientos antiamericanos en México. Si las elecciones fueran mañana en México, probablemente tendrías un presidente anti-estadounidense de izquierda en México. Eso no puede ser bueno para Estados Unidos “, dijo McCain.

“No sería bueno para América o para México”, admitió Kelly.

La referencia a Andrés Manuel López Obrador, que encabeza la mayoría de las encuestas en la víspera de las próximas elecciones presidenciales de 2018, levantó las cejas en México.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, dijo a Washington en Washington que México “espera que Estados Unidos respete el proceso electoral mexicano”.

Videgaray agregó que, aunque México considera el muro un “gesto hostil”, “no es parte de una discusión bilateral y no debería ser”.

Los demócratas se han aferrado a la consistente negativa de México a la idea de pagar por un muro fronterizo, criticada también por funcionarios y ex funcionarios han criticado la noción desde que Trump la mencionó por primera vez.

Sin embargo, legisladores demócratas, alentados por la evidente falta de apoyo al muro, siguen recelosos de que la Casa Blanca o sus aliados, insistan por financiamiento para la pared en el paquete 2017, señaló The Hill.

Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, dijo esperar que los republicanos retomen el tema, al citar encuestas recientes que indican que los votantes se oponen en gran medida.

“Espero que no intenten eso porque … el pueblo estadounidense ni siquiera lo apoya”, dijo a periodistas el jueves.

Una encuesta de Pew Research publicada en febrero encontró que el 67 por ciento de los votantes se oponen a la pared, y sólo el 35 por ciento la apoya.

El mes pasado, Pelosi visitó la región fronteriza en Texas y advirtió que el muro dañaría a las comunidades sin beneficiar a la seguridad pública.

“Se trata de comercio. Se trata de comunidad. Se trata de la familia. Se trata de educación. Se trata del medio ambiente. Se trata de tantas cosas “, dijo. “Así que para poner un muro hay realmente un insulto y realmente un insulto ineficaz en eso.”

About the Author

José Carreño Figueras
Periodista. Corresponsal de El Universal y Notimex en Washington. Actualmente labora en El Heraldo de México.

Be the first to comment on "Cada vez hay menos posibilidades para construir la “gran muralla” de Trump"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*